The Purge

Que el señor bendiga a los nuevos gobernantes porque dejan que purifiquemos y limpiemos nuestras almas, Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En que estas pensando?
Miér Oct 21, 2015 1:34 am por Alexander Masson

» Montreal Maldito: Eliminación de Afiliación
Dom Dic 14, 2014 2:30 am por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Élite
Mar Dic 09, 2014 8:54 pm por Invitado

» Carpe Noctem {Elite, cambio de botón}
Sáb Dic 06, 2014 1:30 pm por Invitado

» Pon pareja al de arriba!
Dom Nov 23, 2014 4:04 am por Andros Velkan

» Magnifique París RPG{+18} -Afiliación Elite
Sáb Nov 22, 2014 3:14 am por Invitado

» Precious Graphics [NORMAL]
Jue Nov 20, 2014 2:26 pm por Invitado

» EQUIPO 7 - LA PURGA (PRIMER DÍA)
Miér Nov 19, 2014 12:12 pm por Bartholomew Cubbins

» Hijos de la Discordia|| Elite
Miér Nov 19, 2014 6:03 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes



Todas las imágenes utilizadas en el diseño fueron extraídas de sitios como Tumblr, Google imágenes y editadas por Zack. La historia estuvo a cargo de Ginevra con la colaboración de Alexander, ésta es una IDEA ORIGINAL adaptada de la película "The purge" Derechos Reservados. Todas las imágenes e historias alojadas son propiedad de los administradores y los usuarios registrados y no se puede hacer uso de ellos sin el consentimiento de los propietarios. Cualquier falta sera notificada a foro activo. The Purge by Gin & Alex is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Licencia de Creative Commons


El tiempo es oro [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El tiempo es oro [Libre]

Mensaje por Anthony T. Wells el Jue Oct 09, 2014 9:23 pm

Los Ángeles, una ciudad como cualquier otra con sus grandes edificios, sus locales donde se vendía lo más exclusivo para personas exclusivas, bullicio por todas parte, con sus zonas marginadas y también aquellas zonas donde las carencias no eran conocidas. El dinero había hecho que Anthony probara muchas cosas que antes parecían un sueño irrealizable, tantas necesidades tuvo cuando era joven y ahora, con tanto dinero en diferentes cuentas bancarias había satisfecho todo lo que antes parecía tan lejano. Pero aún así seguía sintiendo un vacío inexplicable que ningún objeto de obsceno valor podía llenar. Y allí, desde lo alto de un rascacielos de la ciudad, Anthony el creador del sistema de seguridad que se usaba en todo el país contemplaba las calles y la gente que parecía tan diminuta, tan pequeña como la felicidad del empresario.

Giró hacia los demás de la mesa directiva y disculpándose salió de aquella sala de reunión tan grande y fresca. Anthony había viajado a Los Ángeles solamente para estar presente en el informe de ventas de los últimos meses, pero aquello no le interesaba pues tenía personas de confianza que se dedicaban a ello. Así pues salió de las oficinas de su empresa, bajando por el ascensor hacia el lobby del edificio Aon Center, sintiendo el aire contaminado del exterior que se colaba por la entrada principal. Se suponía que no debía salir sin algún acompañante trajeado de negro, con permiso para portar un arma pero a Anthony no le importaba salir sin seguridad, de hecho creía que nadie necesitaba seguridad por aquel circo llamado La Purga.

Se quitó la corbata y la tiró en el primer bote de basura que vio, caminó hasta la zona comercial done había locales de todo tipo. Se paraba fuera de algunas boutiques donde se quedaba admirando alguna prenda o algún accesorio que le gustaba y se quedó de pie fuera de una relojería de gran renombre, su mirada estaba fija en un reloj de color oscuro. Levantó la mirada y vio un no tan claro reflejo en el cristal, se vio a si mismo a los ojos, a su barba, su cabello. Suspiró de manera profunda y agitó la cabeza un poco, entrando al local. –Buen día– saludó sin sonrisa en el rostro a un hombre que lo recibió –Quisiera ver el reloj que tienen en el mostrador. Ese. No, el de la derecha. Sí ese– dijo tomando el accesorio en su mano, acercándose a un espejo que estaba en una de las paredes, quitándose el reloj que ya tenía para colocarse el nuevo, todo mientras escuchaba al trabajador de ese lugar diciendo las referencias técnicas de dicha baratija.
avatar
Anthony T. Wells

empresarios
Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro [Libre]

Mensaje por Eden Ambrose el Mar Oct 21, 2014 10:23 pm

El tiempo en LA se había hecho largo, Ambrose, necesitaba llegar a New York de manera inmediata, pero también tenía que alimentar un poco su vista, salir con una actriz de hollywood eso sí era vida. Eden caminaba por las calles de LA agarrado de la mano con la rubia más despampánate y operada que podía haberse encontrado, pero algo de su compañía no le llenaba, estar con ella era interesante hasta la parte del sexo. Pero al final del cuento el brillo y el glamour de Hollywood solo la hacía una payasa más, gasto de dinero, gasto de tiempo, temas estúpidos. “¿Cuántas malditas veces no ha podido obtener un maldito papel terciario en una maldita película serie B?” Pensaba Ambrose mientras la chica le hablaba de sus cosas, pero el joven genio sabía bien lo que era actuar.

Mientras caminaba con ella, llevaba una gran sonrisa en el rostro, cómo esposo orgulloso mientras su esposa le contaba algún momento importante en el día. Mientras iba caminando notó algo interesante, había un reloj algo oscuro, era llamativo; justo el gusto que se podía dar ahora. Después de aguantarse a una tipa que hablaba hasta por los poros y gastar mucho dinero en ella, debía consentirse a sí mismo. El caminar con la rubia ya se le había hecho tedioso, no podía permitir que Eden Ambrose, gran CEO de Ambrose Enterprises se le viera entrando con una tipa así de escandalosa.

Querida. –Llamo a su secretaría usando al celular. –Ven a buscar a esta habladora. –Eden era conciso con las órdenes y se tenían que cumplir, sin mucho preámbulo guardó el celular, dejando a la rubia en shock. –Por cierto. –Dijo dando media vuelta. –Sí haces audiciones para porno te iría bien. –Ese era Eden hiriente, feroz, pero siempre con una sonrisa en el rostro.

Al entrar a la tienda, notó que había otro hombre probándose el reloj que le había llamado la atención, eso sí que era frustrante, la rubia le hacía perder tiempo incluso para consentirse a sí mismo. –Por lo que veo, no soy el único con gustos tan exquisitos. –Comentó para romper el hielo, interrumpiendo al vendedor.


avatar
Eden Ambrose

purgadores
Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.