The Purge

Que el señor bendiga a los nuevos gobernantes porque dejan que purifiquemos y limpiemos nuestras almas, Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En que estas pensando?
Miér Oct 21, 2015 1:34 am por Alexander Masson

» Montreal Maldito: Eliminación de Afiliación
Dom Dic 14, 2014 2:30 am por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Élite
Mar Dic 09, 2014 8:54 pm por Invitado

» Carpe Noctem {Elite, cambio de botón}
Sáb Dic 06, 2014 1:30 pm por Invitado

» Pon pareja al de arriba!
Dom Nov 23, 2014 4:04 am por Andros Velkan

» Magnifique París RPG{+18} -Afiliación Elite
Sáb Nov 22, 2014 3:14 am por Invitado

» Precious Graphics [NORMAL]
Jue Nov 20, 2014 2:26 pm por Invitado

» EQUIPO 7 - LA PURGA (PRIMER DÍA)
Miér Nov 19, 2014 12:12 pm por Bartholomew Cubbins

» Hijos de la Discordia|| Elite
Miér Nov 19, 2014 6:03 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes



Todas las imágenes utilizadas en el diseño fueron extraídas de sitios como Tumblr, Google imágenes y editadas por Zack. La historia estuvo a cargo de Ginevra con la colaboración de Alexander, ésta es una IDEA ORIGINAL adaptada de la película "The purge" Derechos Reservados. Todas las imágenes e historias alojadas son propiedad de los administradores y los usuarios registrados y no se puede hacer uso de ellos sin el consentimiento de los propietarios. Cualquier falta sera notificada a foro activo. The Purge by Gin & Alex is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Licencia de Creative Commons


Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Eden Ambrose el Dom Oct 12, 2014 5:50 pm

Cielo nublado, tal como le gustaba a Ambrose, la idea de venir a Miami no era muy atractiva, pero Ambrose Foundation había abierto un nuevo orfanato, Eden tenía que llegar sonreir, cortar la cinta unas cuantas fotos, un discurso escrito por su secretaria y listo. Era sencilla esa parte de la historia con el orfanato, la parte más difícil era el conocer las instalaciones ocultas. Ambrose Enterprises con su rama Ambrose Foundation ha construido 25 orfanatos en las ciudades más importantes del suelo norteamericano, toman a niños de la calle y le dan comida y un techo bajo el cual dormir.

Lo bueno de la historia es el entrenamiento que se les da a los más afortunados, el mismo entrenamiento que Eden ha recibido durante toda su vida, los orfanatos de Ambrose Foundation, eran campos de entrenamientos para futuros purgadores. En unos años su protegido dirigiría su ejército de purgadores, el fin del mundo estaba cerca, pronto vendría un nuevo orden mundial.

El celular vibraba cómo tipo con hipotermia, Eden no tenía ni ganas de contestar, tenía que ser la cabeza de Dióskouroi en Miami, tratando de comunicarse con el por algún inconveniente mínimo. –Para que tienes subdirectores sí los vas a tener como parásitos destruyéndote la vida. –Dijo Eden mientras sacaba el celular del bolsillo y veía como se perdía la llamada por vigésima vez. –Esto es ridículo. –Ambrose apagó el celular y lo arrojó a una caneca de basura que estaba ahí cerca, ya sabía a qué hora tenía que ir al orfanato, necesitaba un momento consigo mismo… Y cuando se dice un momento consigo mismo, en realidad era un momento para observar a los de su alrededor ¿qué mejor lugar que un bar?

Eden iba con una camisa gris satinada con las mangas remangadas, sin corbata, pantalón de lino negro con unas delgadas líneas blancas, zapatos negros sin cordones, de esos a los que Nixon consideraría “zapatos poco varoniles” y se había afeitado ese mismo día. Entro al primer restaurante-bar que vio abierto a plenas 2:00 de la tarde, tenía una hora y media para observar especímenes y luego, tenía media hora para llegar, a las 4:00 empezaba la ceremonia.

Cantinero. –Dijo al sentarse. –Me regala un Manhattan por favor. –Era irónico que Eden viniese a Miami a pedir un Manhattan, pero ¿qué más daba? Necesitaba un coctel fuerte para comenzar a juzgar a su alrededor, el lugar no estaba muy lleno, 2 parejas comiendo felices, una de ellas con una niña de unos 3 años, unos jovenes entre 19 y 20 años, pero lo mejor del lugar era el gran ventanal, que daba hacía South Beach y podías ver el gran espectáculo, si, para Eden los humanos son un espectáculo.


avatar
Eden Ambrose

purgadores
Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Ámerica X. Kiev el Dom Oct 12, 2014 6:57 pm

A las carreras, así era la vida de la espigada rubia. Soltó un bufido cuando un automóvil que venía en dirección contraria a la suya interceptó su camino de pronto ¿Qué cojones le pasaban a la gente que vivía en Miami? Todos conducían como malditos lunáticos, Ruslan en el asiento trasero, muy ajustado a la silla para bebés, parecía no advertir el peligro y se entretenía con un muñeco de Buzz Lightyear que le había regalado su abuelo en su cumpleaños número uno junto con otra montaña de juguetes que estaban apilados de manera ordenada en la habitación de juegos que hacia parte del inmobiliario de Ámerica.

Su próxima cirugía a corazón abierto estaba programada para las seis de la tarde, y tratar con hipertensos no le hacia la menor gracia en aquellos momentos. Una vez que el camino se despejó, pudo seguir a su destino. El día que decía pasar unos instantes con su hijo, todo se ponía en contra, el motor del jaguar blanco rugió una vez más, producto de los nervios contenidos de su conductora.

El objetivo era McDonalds, pero el poco humor que le quedaba a la ucraniana, se desvaneció por completo al encontrarse con que el acceso a la calle dónde el local se encontraba ubicada se encontraba trancado por mantenimiento ’’¿Es esto posible?’’ suspiró con desdén y colocando su mano en el espaldar del copiloto, retrocedió – Bien Ruslan, no podemos ir a McDonalds ¿Te gustaría comer en otro lugar donde tengan postres deliciosos? – Con el rostro deformado cual rictus, al ‘’pequeño Aniel andante’’ como solía decir su madre, no le quedó más remedio que aceptar las condiciones y pedirle a su mami que lo llevase a otro lado.

Ámerica usaba como parte de su accesorio cotidiano, unas gafas de sol, poseía de distintos modelos y marcas, y era aquello lo que impedía que alguien pudiese ver lo que sus ojos querían gritar en ese momento, frustración e impaciencia. Aparcó su auto en un Restaurante – Bar que tenía aspecto poco sofisticado pero tampoco era demasiado bajo, de ser así ni loca hubiese dejado que su pequeño entrase, pero en nada, Ruslan tendría con su niñera clases de etiqueta y no tenían tiempo que perder.

Ataviada con un vestido ceñido a su cuerpo color crema, Ámerica era la viva imagen de la elegancia y la clase, sus abuelos se sentía totalmente orgullosos de ella, sin embargo no era aquello lo que le importaba, cuando sus Loubotines tocaron el asfalto, se dio cuenta que había olvidado quitarse su bata, símbolo permanente de lo que era. Negó con su bolsa bajo el brazo y  segundos más tardes, desató a Ruslan de su prisión andante, no podía negar el parecido con su padre y eso muy a su pesar le mataba en vida.

Ambos entraron en el lugar, y la joven médico guardó sus gafas, el mesero los llevo a una mesa para dos cerca de la barra, eso no le agradó pero guardó silencio y espero a que le trajeran la carta – ¿Qué quieres comer? ¿Tártara de Brócoli y Berenjena? – el angelical rostro de su hijo se iluminó, era muy buen comedor. Segundos después, para ella tan solo ordenó un Manhattan, ya tendría tiempo de almorzar. Su celular privado comenzó a sonar, contestó sin mirar – ¿Diga? – era la niñera número dos de Ruslan, avisando que lo recogería unos minutos en el lugar.

Mientras su hijo, sentado como todo un hombrecito se entretenía con su juguete, ella se dedicó a observar el lugar, le llamó la atención un caballero que solo se encontraba cerca de su ubicación propia, pero no se inmuto al respecto, no deseaba dar la impresión equivocada, tal vez era su manera de vestir o el porte ¿Quién sabía? A lo mejor esperaba a alguien, su diatriba fue interrumpida por el mesero que traía su orden y rápidamente olvido al misterioso hombre al final de la barra.


avatar
Ámerica X. Kiev

ciudadanos
Localización : Miami, Florida.
Empleo /Ocio : Médico Cirujana En Esp. Del Corazón.
Edad : 32
Mensajes : 14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Eden Ambrose el Lun Oct 13, 2014 2:16 am

No los veo cómo unas personas funcionales para la sociedad”. Pensaba mientras miraba a los 4 jóvenes que estaban sentados. –Pero puedo decirle a ‘Libra’ que le investigué. –Dijo para sí mismo mientras buscaba en su bolsillo, para luego recordar que había arrojado el celular a la basura. Con una sonrisa llena de odio negó varias veces. –Culpa de ‘Libra’ por joderme tanto. –Dio un trago hondo a su Manhattan mientras su mirada se perdía en el horizonte, ese momento tétrico en que no quieres mirar más nada y dejas que tu vista se coloque borrosa.

Fueron unos 20 minutos así, hasta que la puerta se abrió la escena que estaba a punto de ocurrir le obligo a enfocar, una rubia, pero no era una rubia cualquiera, era la rubia… Una mujer despampanante, un vestido color crema que sí no la mirabas bien te hacía dudar si llevaba algo de ropa, Eden tomó otro trago largo, para luego ver que la rubia traía un diminuto ser, de unos 3 o 4 años, un niño que aunque no tenía una sonrisa de oreja a oreja se veía ser muy feliz.

Por lo que veo es madre soltera. –Volvió a decir para sí mismo con la mala suerte que el hombre en la barra le preguntó qué ¿qué había dicho? –Nada, nada… –Agregó Eden mientras los veía sentarse. “Por un momento se ve como una buena madre, y también parece un ser funcional de la sociedad… Le diría a ‘Libra’ que la pusiera bajo vigilancia pero, ‘Libra’ es muy inservible en ese sentido.” Eden desvió la mirada, pero su arduo entrenamiento le hacía de alguna manera sentir intenciones y/o miradas detrás de la nuca. En este caso no era detrás de su nuca pero sentía una mirada algo examinadora. –A veces sería más feliz con una juventud normal. –Volvio a pecar hablando en voz alta, Antes de que el bartender le volviese a preguntar que sí quería algo, se tomó el último trago del Manhattan y extendió el vaso. El joven tomó el vaso y Eden volvió a dirigirle la mirada a la rubia, había pedido un Manhattan también ¿a caso también necesitaba despejarse? Eden estaba decidido a hablar, sacar algo de información ¿Estaría de acuerdo con la purga? La teoría de la reducción de la incertidumbre llegó a su cabeza. Estudiar sociología no había sido buen negocio para Ambrose, menos mal dejó la carrera.

El mesero dejó el vaso de Manhattan en la barra, Eden tomó el vaso y sin dudar tanto se aventuró hacía la rubia, era obvio que no le gustaría a su niño, ya a esa edad eran sobreprotectores pero solo era un conversación corta, sí se podía, las mujeres son seres tan extraños que podrían mirarte toda una maldita noche que al final no te dirigirían la palabra.

Antes de poder acercarse a la rubia uno de los chicos que estaban en la mesa le interrumpió, era una chica de 20 años cabello oscuro y ojos azules, uno de los que estaba en la mesa era el novio y este le había dicho que le sacara algo de dinero a Ambrose, así fuese vendiéndose. “Ya le tengo un objetivo a ‘Libra’ estos caerán antes de la purga” Pensó con una sonrisa en el rostro, su mirada no se despegaba de la rubia, las palabras de la chica eran casi inentendibles para él, pero igual no lo podía dejar pasar. Sin pensar mucho cambio su objetivo y se sentó en la mesa. -¿Quieren ganar dinero rápido? –Les preguntó en voz baja. –Esa no es manera de usar a tu novia, pero es un movimiento algo desalmado y me gusta, mi nombre es Eden Ambrose, lárguense, lleguen al nuevo Ambrose Orphan que se abrirá hoy, lleguen después de seis, les prometo más amigos cómo este. –Eden sacó un billete de 100 de su bolsillo y lo coloco en la mano de uno de los jóvenes dandole un apretón de manos.

¿Por qué Ambrose guardaba a Benjamin Franklin en el bolsillo? Era algo natural, siempre encontraría algo que lo exasperaría, y se limpiaría las manos dándole una cita a algún punto donde “Dióskouroi” haría limpieza, purgar no era algo no solo de los día de purga, era algo casi diario. Después que los jóvenes se levantaron y se fueron todos volvió a su objetivo principal, la rubia con el niño.

Una vez más se levantó dio un trago largo al Manhattan y se acercó a la mesa. –Al parecer no soy el único que pide un Manhattan en Miami. –Dijo mientras se sentaba en la barra dándole el hombro a la rubia. –Quizás no soy el único que necesita despejarse de un día tedioso. –Añadió sin apartar los ojos de la rubia.


avatar
Eden Ambrose

purgadores
Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Ámerica X. Kiev el Lun Oct 13, 2014 12:40 pm

Ya habiendo olvidado aquella distracción, Ámerica extrajo de su bolso un pañuelo que instintivamente colocó en la camisa de Ruslan, para que no se manchara su costoso conjunto y se recostó en la silla, solo tomaría un Manhattan, no quería entrar ebria a una operación de corazón abierto, so pena de ser acusada de incapaz y negligente, se cruzó de piernas y llevó el trago a sus labios apenas mojándolos, con sus orbes grises fijos en su pequeño rubio que empezaba a degustar su almuerzo, se dejó absorber por el lugar poco animado y los aires escasos de libertad que le rodeaban.

Su celular privado comenzó a sonar de nuevo, al contemplar el número del remitente se cuidó mucho de no desviar la llamada, le extrañaba muchísimo que tan insigne personaje se tomara el tiempo de contactar a una ‘’recién graduada’’ como ella, aunque hacía varios años que ostentaba el título de Medicina General, deslizó su dedo por la pantalla y se apresuró a hablar – ¿Alo? – canturreó jugando con un mechón de su cabello y como imaginó, su interlocutor, el director de la Asociación de Médicos fue al grano, pidiéndole su participación como ponente en una conferencia sobre los cuidados de la salud y sobre todo del corazón en la ciudad de New York, no se lo esperaba pero sin vacilar demasiado, aceptó.

Cuando colgó la llamada, su atención se fijó en una curiosa escena entre un grupo de jóvenes y el misterioso caballero de la barra, Ruslan anunciaba la culminación de su comida y la niñera número dos hacia su entrada poco agraciada al lugar, saludó de manera cortes a la chica y un suspiro resignado broto de sus labios cuando su hijo le dio un abrazo de despedida y un casto e inocente beso en la comisura de sus labios – Ten cuidado mi príncipe, te amo muchísimo – Fueron las últimas  palabras de la rubia antes de ver desaparecer a Ruslan.

Se disponía a terminar su bebida para marcharse, cuando escuchó una desconocida voz, grave y varonil que le erizó la piel, sus sentidos se pusieron alerta y volteó a ver a su interlocutor – ¿Perdón? – murmuró colocando sus dedos finos sobre sus labios un poco sorprendida, la ausencia del anillo de matrimonio exponía ante todos que era una mujer divorciada – ¿Qué puedo decir? Miami es caluroso en cualquier día – Se encogió de hombros restándole importancia a la acotación pero seguía sintiendo curiosidad por el extraño y atractivo hombre de la barra – Disculpe usted ¿Acaso lo conozco? – Tal vez era paciente suyo y no lo reconocía, aunque lucia demasiado sano para sufrir alguna enfermedad cardiaca.


avatar
Ámerica X. Kiev

ciudadanos
Localización : Miami, Florida.
Empleo /Ocio : Médico Cirujana En Esp. Del Corazón.
Edad : 32
Mensajes : 14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Eden Ambrose el Mar Oct 14, 2014 1:25 am

Eden notó cierta incomodidad de la rubia, era normal, nadie llega de la nada hablando porque si y menos en un restaurante-bar, mucho menos a una mujer con un niño. Pero para su sorpresa el niño se iba con al parecer su nana, había dejado a su madre a la merced de un monstruo, que ahora sin la presencia del chiquillo podía quizás abordar un poco más a la indefensa rubia. La presencia de la nana hace que los sentidos de Eden se agudicen, al parecer la teoría de madre soltera se reforzaba lentamente, pero había que seguir indagando, abordar a una mujer era cómo atacar a una presa, se acerca lentamente y en el punto más vulnerable se ataca a la yugular. –No, no nos conocemos. –Contestó Ambrose para luego tomar un trago largo.

La mujer tenía un amor totalmente incondicional por el niño, era buena persona Ambrose lo notó por su mirada algo ida, no es una mirada nostálgica de “no lo veré más” era una mirada de “no lo pude ver mucho tiempo”. –Al parecer no tiene mucho tiempo, aunque con este clima inclemente no sé por qué habría de tener tanta prisa. –Añadió Eden. –Ah… Por cierto soy Eden Ambrose –Volvió a tomar un trago largo, al punto de terminarse el vaso, sin apartar la mirada de la rubia coloca el vaso en la barra. –¿Con quién tengo el gusto? –Su pregunta al parecer parecía ser la última de “su turno en la conversación, pero las impresiones siempre hablarían más que mil palabras.

El vaso de la rubia se estaba acabando, y Eden no pudo evitar sonreir, una de las parejas se levantaba para irse, por el vidrio podía ver aún a los jóvenes mirando con sorpresa cómo el pelinegro pudo desprenderse de un Benjamin Franklin así de fácil, la nana también partía con el niño, no pasaba más nada emocionante, parecía que el destino había previsto la aparición de la rubia, incluso el sol iluminaba más el exterior.

¿No le apetece otro trago? –Preguntó mientras recibía otro Manhattan. –Aún es temprano. –Eden tenía claro que solo era sacar una que otra información de resto podría esperar, antes de las 3:30 llegaría su secretaría con el carro, el último lugar donde dejó su celular recibió señal fue frente a la caneca de basura cerca del local, su secretaría y unos cuantos miembros de Dióskouroi disfrazados de guardaespaldas. El tiempo prácticamente apremiaba.


avatar
Eden Ambrose

purgadores
Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Ámerica X. Kiev el Mar Oct 14, 2014 1:11 pm

Ámerica confesaba que su curiosidad por lo desconocido le había llevado por caminos desastrosos muchas veces pero era algo que no conseguía evitar, le fascinaba aquello que en si escondía un misterio, y aquel extraño personaje parecía portador de secretos que tal vez quisiera descubrir. Su consciencia negó, la rubia era entre otras cosas, terca. La ausencia de su hijo, quizás hiciera las cosas un poco menos complicadas, Ruslan solía comportarse celoso con su madre cuando se le acercaban extraños, su complejo de Edipo estaba en pleno apogeo, pero más que molestarle a ella le causaba ternura. Enarcó una ceja ante su respuesta, claramente no se conocían, pero necesitaba explicaciones del porque su  actitud tan ligera con una desconocida.

Por lo visto, el oficio de un médico era algo que el señor extraño ignoraba, no es que tuviese prisa, todavía había tiempo pero sin embargo el que no volvía era el tiempo que perdía de estar con el pequeño rubio y era ese el que verdaderamente lamentaba no tener – Mi profesión no me permite tener demasiado tiempo, y mi hijo debe tomar sus clases particulares – la educación de Ruslan era imprescindible. Finalmente su interlocutor dejó de ser un desconocido para adoptar el nombre de Eden Ambrose, tuvo  la impresión de conocerle de algún lado, pero tal vez era solo su imaginación – Ámerica Kiev – murmuró alzando su rostro que mantenía su intrigante expresión.

Eden parecía un poco absorto después de su presentación, Ámerica aprovechó para desprenderse de su bata y colocarla en el reposa brazos, una vez más el sonido de su celular corporativo le sacó de su burbuja de relajación, observó al pelinegro con cierta mirada de disculpas y atendió, era de la clínica – Kiev – murmuró sombría, la arritmia de su paciente de la mañana no estaba mejorando y eso era algo que tratar de urgencia – Dale sotalol o flecainida, si no mejora, y aparecen otros síntomas como desmayo, mareos o cualquier otro, asegúrense de que no esté teniendo un ACV o Insuficiencia Cardíaca, de ser así, tendremos que entrar en cirugía – anunció y colgó.

Suspiró y negó con una leve sonrisa de cansancio – Me encantaría, pero no quiero abusar, tengo trabajo que hacer más tarde y de mi dependen ciertas vidas – explicó sincera, no planeaba estar demasiado tiempo ahí, hasta que en su mente se atravesó la loca idea de descubrir el misterio de su actual compañero.


avatar
Ámerica X. Kiev

ciudadanos
Localización : Miami, Florida.
Empleo /Ocio : Médico Cirujana En Esp. Del Corazón.
Edad : 32
Mensajes : 14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Eden Ambrose el Miér Oct 15, 2014 2:55 pm

La malicia de Eden estaba a punto de explotar, pero tenía que manejar los tiempos y meter bien los cambios, ok mucha analogía de fútbol y de autos. La rubia tenía cosas que hacer, pero algo no la dejaba irse, la primera impresión lo era todo, y Eden había aprendido que la primera impresión debía ser la más enigmática del mundo, más que todo para dar ganas de ver más allá de lo que una persona puede mostrar. –Tranquila, no sería mucho tiempo… El mundo gira y un Ambrose no puede estar mucho tiempo quieto. –Respondió ante la idea de la rubia de quererse ir.

Ambrose sabía que estaría igual que la rubia sí no hubiese arrojado el celular por una caneca, cuando llegará su secretaría recibiría uno nuevo, quizás podía pedir su número ¿lograría sacar una excusa a tiempo? Eden se levantó de la barra con el vaso de Manhattan en la mano derecha, mientras con la mano izquierda llamaba al mesero. –Por lo que puedo ver, es cardióloga. –Añadió la víbora de Ambrose. –Ya sé quien me podría… –Antes de que Ambrose terminará con su oración 2 Bentley Muslanne y un Audi R8 se parquearon frente al restaurante, Ambrose solo pudo negar con la cabeza varias veces mientras sonreía. Conocía bien ese Audi R8 era un Le Mans Quattro, color rojo pasión, su v10 favorito.

Eden colocó el vaso de Manhattan en sus labios y se lo tragó como si fuese un vaso de agua mientras mostraba su palma izquierda hacía la puerta en señal de alto, una vez se terminó el vaso bajo la mano, de cada uno los 2 Bentley se bajaron 3 “gorilas” vestidos completamente de negro y con gafas oscuras. –Estos se creen hombres de negro ahora. –Dijo Eden con una gran sonrisa en la cara, del R8 se bajó la “princesa del hielo” cómo le gustaba llamarla Eden, su secretaria, la cual entró al restaurante con cara de pocos amigos. –Solo entrégame el celular, el otro ya se lo habrán robado, pareces más mi niñera que mi secretaria, por cierto lindo vestido me recuerda a uno que te regalé de cumpleaños. –Eden hizo una pausa mientras recibía el celular, luego miró a la rubia con cara de disculpa, el tiempo había pasado más rápido de lo que esperaba o más bien su secretaria había demorado menos de lo que el esperaba..

Gracias por traer mi bebé. –Dijo intercambiando de llaves con la secretaria –Llevate el Veneno, y desaparece a ese montón de gorilas ¿qué dirán de Eden Ambrose y de la empresa? –La secretaria solo asintió y salió del lugar, Eden miro a la rubia con una sonrisa llena de pena, se sentía como un niño recién regañado por su padre frente a sus amigos, no tenía siquiera palabras. –¿En qué íbamos? –Agregó tratando de retomar la conversa.


avatar
Eden Ambrose

purgadores
Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de observación. (feat. Ámerica X. Kiev)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.