The Purge

Que el señor bendiga a los nuevos gobernantes porque dejan que purifiquemos y limpiemos nuestras almas, Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En que estas pensando?
Miér Oct 21, 2015 1:34 am por Alexander Masson

» Montreal Maldito: Eliminación de Afiliación
Dom Dic 14, 2014 2:30 am por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Élite
Mar Dic 09, 2014 8:54 pm por Invitado

» Carpe Noctem {Elite, cambio de botón}
Sáb Dic 06, 2014 1:30 pm por Invitado

» Pon pareja al de arriba!
Dom Nov 23, 2014 4:04 am por Andros Velkan

» Magnifique París RPG{+18} -Afiliación Elite
Sáb Nov 22, 2014 3:14 am por Invitado

» Precious Graphics [NORMAL]
Jue Nov 20, 2014 2:26 pm por Invitado

» EQUIPO 7 - LA PURGA (PRIMER DÍA)
Miér Nov 19, 2014 12:12 pm por Bartholomew Cubbins

» Hijos de la Discordia|| Elite
Miér Nov 19, 2014 6:03 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes



Todas las imágenes utilizadas en el diseño fueron extraídas de sitios como Tumblr, Google imágenes y editadas por Zack. La historia estuvo a cargo de Ginevra con la colaboración de Alexander, ésta es una IDEA ORIGINAL adaptada de la película "The purge" Derechos Reservados. Todas las imágenes e historias alojadas son propiedad de los administradores y los usuarios registrados y no se puede hacer uso de ellos sin el consentimiento de los propietarios. Cualquier falta sera notificada a foro activo. The Purge by Gin & Alex is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Licencia de Creative Commons


The last freedom (Michael Stone)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Invitado el Mar Sep 02, 2014 6:03 pm

Terminaba de trabajar, pero necesitaba ir a comprar comida antes de llegar a casa, aunque fuera pan. La noche asomaba, el viento era mucho más fresco que el del día, se volvía todo como más puro. Olía a humedad, como si acabase de llover, de ser así, ni me había enterado aunque guiado por el bastón, éste rozó un pequeño charco que confirmó las sospechas. Había llovido, genial. Las goteras del pisito compartido darían asco y seguramente el suelo estaría hecho mierda. El día no podía ir peor. Suspiré andando por las calles, en las cuales no había nadie, tampoco es que esperase escuchar a nadie pero las voces acompañaban en el camino, debido a que no me atraía ir al supermercado cercano al restaurante por los altos precios. Anduve en silencio, pensativo y un tanto melancólico, ya que no hacía muchos años atrás, por esas fechas había perdido la vista y desde entonces por esta época, era todo extraño.

El bastón guiaba, era viejo y estaba un tanto malgastado, debido a que no se abría con la misma facilidad que hacía unos años, pero era todo lo que tenía como guía en Nueva York. No me fiaba siquiera de los amigos a penas, pese a que había algunos con los que sí, pocos. Pasé por varias calles, donde de vez en cuando escuchaba a algunos hablando, pero tendían a ser críos de unos 15-16 años, emocionados por la vida. Pobres ilusos. Cuando llegué, las puertas se abrieron de manera automática y fui hacia la zona de pan y algo de carne. Rebusqué en los bolsillos y palpé el dinero sin sacarlo…1…2…5 dólares. Me daba para ambas cosas, así que yendo hacia la zona de la bollería, fui a las barras y palpé cada una hasta que di con una que parecía buena, tomándola. Después, seguí andando por allí esquivando gente, el olor a comida me estaba provocando hambre y aquello no era bueno.

Fui a la zona de la carne y tomé una pequeña bandeja, para poco después dirigirme a la salida. Me moría de hambre. Creo que comería del pan antes de llegar a casa. La gente seguía hablando entre ella mientras compraba, también se escuchaban las voces de niños queriendo x cosas y madres negándoselo, aquel sitio era grande para estar en una zona bastante pobre de Nueva York. Pagué a la dependienta cuando fue mi turno y salí del establecimiento con las manos llenas pero con la correspondiente bolsa de la comida. En esos momentos odiaba el bastón porque no me dejaba comer tranquilo.

Pasos, grillos, coches pasar…la vida seguía su curso, pero el cansancio me podía y solo tenía ganas de llegar a casa. Los dedos con vendas me escocían y necesitaba cambiarlas, el piano era mi mayor aliado y el asesino que lo provocaba. El silencio solo me acompañaba hasta que era interrumpido por la vida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Michael Stone el Miér Sep 03, 2014 2:08 pm

Los Hietala tenían un hijo que tiempo atrás había perdido la vista, eso era una de las pocas cosas que Michael recordaba de el; recordaba como era exactamente aquel niño invidente, de las tantas veces que paso frente a su casa y jamas se atrevió a dirigirle una palabra, a lo mucho habían cruzado con sus padres de el joven un sutil "buenos días".

No debió buscarlo pero fue el primero joven que vino a su mente y el mas cercano desconocido que podría hacer sus próximos trabajos para su mala suerte. Quizás ya se habían topado antes cuando el joven aun podía ver, solo era un quizás, había vivido cerca de el pero jamas fueron cercanos.

Lo siguió hasta que entro al establecimiento, espero un rato hasta que lo vio salir ahora con una bolsa de plástico en la mano. Guardo una distancia razonable sabia que este tipo de chicos oían casi a la perfección así como sus demás sentidos se desarollaban a falta de la vista.

Dejo que se acercara hasta su auto que había dejado estacionado, hecho un vistazo rápido procurando no estar a la mira de ningún policía u ojo testigo de uno de sus crímenes por cometer pero el que seguro le daría mas a ganar a largo plazo.

Atacar a un joven no es lo mismo que atacar por la espalda a una chica de la misma edad pero Michael contaba con una ventaja, el muchacho no podía ver y el era mas alto y mas fuerte así que con los guantes negros que cubrían sus manos saco de una bolsa de plástico que portaba en su saco, un pequeño pañuelo de tela humedo en cloroformo y cuando estuvo muy cerca de el lo ataco por la espalda, cubriendo su nariz y boca, ejerciendo presión de su cuerpo contra el suyo.

Debió golpearlo con un mazo o algo pero no lo hizo, lo necesitaba integro y sano. Siguió presionando y forcejeando mientras se contenía las ganas de decir algo evitando así que escuchara su voz. No iba solo, con el iba uno de sus otros dos esclavos, este que le ayudaba era el mas agradecido que años atrás Michael lo salvara de las calles durante la purga. No debía confundirse Michael solo lo había convertido en otro criminal y cómplice.

Entre los dos sometieron al joven y lo subían a la cajuela del auto que descascaraba tonalidades rojos y otras azules una capa de pintura sobre la otra pero las matriculas actuales .
avatar
Michael Stone

purgadores
Empleo /Ocio : Abogado/asesino
Edad : 32
Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 05, 2014 9:37 am

Todo había pasado muy rápido, aun no había terminado de llegar a casa, cuando alguien o más de uno me atacaron inmovilizándome y haciendo que con cloroformo todo se volviese extraño, rápido, notó las manos de alguien presionando con el cuerpo del otro y por mucho que me moviese y patease era imposible. No podía hacer nada y el bastón me era inútil si atacaban por la espalda. Todo pasaba rápido pero estaba perdiendo el norte, no entendía nada, hasta que caí…

-------------------------------------------------------------------

Desperté en un lugar que no reconocía. No olía a nada que recordaba, de hecho parecía que estaba como muy lejos de algo que parecía conocido. Estaba sentado en una silla con las manos atadas detrás y por los tobillos, impidiendo que hiciera cualquier cosa, pero me movía incapaz de creerme lo que pasaba. ¿Qué cojones querían de mí? Me removí inquieto y cabreado, no podía ir a peor todo. Me negaba.

-Soltadme hijos de puta!! -grité cabreado, inconsciente de que tenía las de perder, pero la impotencia de sentirme más inútil me mataba por dentro. No iba a hacerles el trabajo fácil a esos que me habían secuestrado de buenas a primeras. No podía. Me removí molesto en aquella silla, pese a que la situación era demasiado límite, seguía incrédulo sin saber que había hecho para merecer aquello. No era rico ni poderoso para que me quisieran de algo. De hecho era más bien lo contrario.

Aquel lugar olía a cigarrillo, a humedad, escuchaba una gota caer arrítmicamente como delatando el pequeño charco que había formado. El “plop, plop” era constante pero yo buscaba a mis agresores, quería saber porque de todo y con que finalidad. Si buscaban dinero estaba mal que alguien pidiese por el rescate debido a que ellos estaban en Europa y aún estando aquí dudaba que lo hicieran. Moví las manos atadas con una cuerda que parecía muy gruesa, haciendo un esfuerzo para ver si podía sacar las manos de allí, poniéndolas en posición y haciendo fuerza, pero por mucha que hiciera todo seguía igual.

-Vittu mita paska!!-maldije en finlandés aquella situación-¿Dónde estoy? ¿qué pasa?¿ qué queréis?-pregunté impotente de todo, no sabía que iba a pasar, pero no me gustaba fuese lo que fuese. Suspiré cansado de aquella espera interminable, mientras me removía una y otra vez, confundido y cabreado. Bajé el rostro, el goteo y el olor a casa vieja no acompañaban, si al menos pudiese ponerle cara a ellos. A esos hijos de puta, pero ni eso era posible.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Michael Stone el Lun Sep 08, 2014 4:41 pm

Lo habían atado a una silla y alejado de sus pertenencias como sus gafas, bastón, billetera y otros artículos que llevaba con el. Cuando despertó el sujeto que cuidaba de Leo aviso a Michael como había indicado antes de dejarle a su cuidado. Al entrar a la reducida habitación trato de no hacer ruido pero era inútil, la zuela de sus botas raspaba el piso sucio haciéndolo crujir, ademas en el lugar habían botellas de vodka, latas, colillas de cigarro y periódico regado haciendo torpe el andar con sigilo.

Relamió sus labios antes de hablarle -Escuchadme-Ordeno con voz firme parado a unos 40 cm del lado derecho de Leo -No te pongas cabro o te va ir peor- se apretaba el puño cubierto aun con el guante de cuero negro demostrando su disposición a golpearle con sus propias manos de seguir alterado.

-¿Cual es tu nombre?- Pregunto tan solo para averiguar que tan disponible estaría al responderle con la verdad, ya que desde antes sabia el nombre del chico así como un tanto de sus datos personales. Dio tres pasos moviéndose de lugar -No me hagas partirte la cara. Lo dejare claro, aquí las reglas del juego las coloco yo- Tiro de su cabello en una de esas que quedo de pie detrás de su silla tan solo para llamar su atención y hacerle que lo escuchara.

Le soltó y volvio a jugar con su mano, matando las ansias de querer golpearle y dejarle claro que no estaba jugando, que no volvería a casa y que de hoy en adelante debía acostumbrarse a su voz ordenandole.
avatar
Michael Stone

purgadores
Empleo /Ocio : Abogado/asesino
Edad : 32
Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Invitado el Miér Sep 10, 2014 3:47 am

Tenía impotencia, el corazón me latía aceleradamente y solo tenía necesidad de moverme mucho como si con ello lograse salir de aquel lugar. Me removía en la silla, además, tampoco sabía dónde estaban mis pertenencias. Estaba completamente atado y no sabía el porqué de su interés hacia mí. Un ciego no solía valer para nada, al menos eso tenía entendido. Los purgadores necesitaban otras personas o eso quería pensar, pero me había equivocado. Escuchaba como el chico me rodeaba y como los otros obedecían, bailaban a su son, ¿en serio? ¿Y la sensatez? No se podía obedecer a alguien porque sí. Estuve callado escuchándolo desde mi posición, pero detestaba el hedor que hacía ese cubículo en el que me encontraba.

-Seguramente ya lo sabes…no me apetece perder el tiempo. ¿Por qué me cogiste?-pregunté aun removiéndome pese a que me había cogido fuerte con anterioridad, me negaba a doblegarme. Entonces noté como tiró de mi cabello hacia atrás y ahogué un quejido de dolor, levanté el rostro por pura obligación y apreté las manos conforme pude como manera de contención. Llevaba guantes de cuero, el aroma a ello le delataba, debía tener fuerza o…simplemente ante mi posición, todos tendrían más fuerza, imaginaba. Aquella situación era límite. Estaba seguro que era de la Purga, pero no había hecho nada para merecer eso. Era inocente.

-¿Las reglas…? Pero si no te serviré de nada
-respondí-vamos, tienes que ser realista-dije pensando que así a lo mejor le calmaba un poco aunque lo dudaba. Cuando me soltó sentí alivio pero seguía desconfiando. Estaba claro que sabía quién era y…¿Qué quería exactamente? Eso era lo que desconocía. No quería despedirme de todo lo que había logrado, solo pudiese iría a la policía, pero antes le sacaría su nombre o algún pseudónimo. No saldría bien de allí, pero él tampoco. Sonreí leve ante esa idea.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Michael Stone el Vie Sep 12, 2014 2:42 pm

El chico parecía ser mas astuto de lo que Michael pensó cuando lo investigo, eso solo significaba problemas, problemas para el y para dominarle.

-Tienes razón. Se que eres Leo Hietala que dejaste atrás tu pasado. Un pasado doloroso, que lo único bueno que sacas de ahí es tu hermano menor-
Con esas palabras le daba por entendido que le había investigado y muy bien. La verdad es que había vivido cerca de su casa por algún tiempo.

-Buen chico, buen ...chico- Le dio una ligera palmada en la mejilla como si se tratara de un canino al cual empezaba a entrenar. Lo miraba relajado pero los puños del joven lo delataban, estaba tratando de mantener la cordura y dominar antes al que era su secuestrado; algo que no pasaría, no siendo Michael el que estaba a cargo de esto.

-Si no me sirve, se lo mandare a otro, Tal vez puedan hacer algo con un ciego- Rio y al sujeto que le platicaba siguió aquel chiste mas por compromiso que por gracia.

Arrastro una silla hasta en frente de el. Con su mano derecha jugaba con una maquinita de electricidad que planeaba usar en el si se ponía renuente.

-Y si me sirves, ya te encontré utilidad; tal vez no puedas hacer lo mismo que mis demás esclavos hacen pero mírate tienes voz y oído-
Había hecho ese comentario aproposito, le provocaba, deseaba conocer los limites del chico entonces podría saber con que dominarle.

-Tendrás que pensar que es un empleo, uno mal pagado porque no recibirás mas que comida y una cobija en las noches frías- Enumero ambas cosas con los dedos mientras las nombraba no para Leo; era una orden para los sujetos que le acompañaban. Ahora sabían que debían alimentarlo y ofrecerle tan solo una cobija al anochecer.

Michael tenia dos grandes planes para el, el primero consistía en las extorsiones debido a su discapacidad y la segunda mas grande, implicaba una mujer, implicaba a Marizza la hija del senador y de la cual Michael estaba obsesionado.


avatar
Michael Stone

purgadores
Empleo /Ocio : Abogado/asesino
Edad : 32
Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The last freedom (Michael Stone)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.