The Purge

Que el señor bendiga a los nuevos gobernantes porque dejan que purifiquemos y limpiemos nuestras almas, Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En que estas pensando?
Miér Oct 21, 2015 1:34 am por Alexander Masson

» Montreal Maldito: Eliminación de Afiliación
Dom Dic 14, 2014 2:30 am por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Élite
Mar Dic 09, 2014 8:54 pm por Invitado

» Carpe Noctem {Elite, cambio de botón}
Sáb Dic 06, 2014 1:30 pm por Invitado

» Pon pareja al de arriba!
Dom Nov 23, 2014 4:04 am por Andros Velkan

» Magnifique París RPG{+18} -Afiliación Elite
Sáb Nov 22, 2014 3:14 am por Invitado

» Precious Graphics [NORMAL]
Jue Nov 20, 2014 2:26 pm por Invitado

» EQUIPO 7 - LA PURGA (PRIMER DÍA)
Miér Nov 19, 2014 12:12 pm por Bartholomew Cubbins

» Hijos de la Discordia|| Elite
Miér Nov 19, 2014 6:03 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes



Todas las imágenes utilizadas en el diseño fueron extraídas de sitios como Tumblr, Google imágenes y editadas por Zack. La historia estuvo a cargo de Ginevra con la colaboración de Alexander, ésta es una IDEA ORIGINAL adaptada de la película "The purge" Derechos Reservados. Todas las imágenes e historias alojadas son propiedad de los administradores y los usuarios registrados y no se puede hacer uso de ellos sin el consentimiento de los propietarios. Cualquier falta sera notificada a foro activo. The Purge by Gin & Alex is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Licencia de Creative Commons


Leones. ─ Priv. Alex Müller.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leones. ─ Priv. Alex Müller.

Mensaje por Invitado el Mar Sep 02, 2014 5:41 am

Seguí pasando mis dedos por las teclas del portátil. En la pantalla ancha podía vislumbrarse a duras penas, por el bajo brillo de la pantalla, una sala de chat. Podía prometer que no era nada raro, sino simplemente un grupo de amigos que usábamos esa página para hablar entre todos. No era fácil mantener el contacto con la poca gente que conocía y no me odiaba en Bélgica.

Sonaba a todo volumen una canción de Pereza titulada Ella tiene un don, absurda y divertida. Sonreía a cada frase que el cantante soltaba y a pesar de estar encerrado en mi cuarto, podía jurar que esto despertaría a mi primo: Era domingo por fin y yo ponía a las ocho de la mañana una canción, como dice la vulgar expresión, a toda hostia.

La casa estaba ordenada, limpia, o al menos en lo mínimo. Pero entrar a mi cuarto era como cambiarse de país, la ropa tirada por el suelo y algunos cigarrillos machacados contra la pared, las latas de cervezas como recuerdo de alguna noche loca en la que Alexander no estaba. Me reí observando el espacio, si él entrase a mi cuarto me arrancaría la cabeza pues podría jurar que él no sabía que yo fumaba. Y no bebía, pero seguramente eso si lo creería.

La lista de reproducción dio paso a la siguiente canción de la misma banda, Si quieres bailamos. Me froté los ojos con suavidad, ¿le habría despertado? Me gustaba verle de mal humor, pero tan solo si era por mi culpa y por mi ingenuidad. O por lo inmaduro que podía resultar a veces, sonreía cuando me gritaban: "Ya tienes 20 años". Y yo simplemente continuaba con mis travesuras. Me levanté de la silla con pereza y dejé la puerta semi abierta, definitivamente me encargaría de despertarle, y si no salía de su cuarto con esto, se me ocurrían más cosas.

¿A quién no le gustaba la idea de tener a su primo desquiciado por no poder descansar? Si luego se relajaba, le haría el desayuno. ─ A este paso me va a querer matar... ─ Susurré observando un cenicero al lado del portátil y recordando las marcas de cigarrillos. Solo fumaba en ocasiones especiales. ─ Como entre, si me va a querer matar. ─ Susurré para mi mismo apoyándome en el respaldo de la silla y observando, con una mano sobre mi boca, mi alrededor. Subí el volumen de la música.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Leones. ─ Priv. Alex Müller.

Mensaje por Alexander Müller el Jue Sep 11, 2014 3:56 pm

Otro día había pasado sin cambio alguno en él. De nuevo había acabado tarde de trabajar y aun así todavía no había acabado pero ya no podía más, mis ojos se cerraban presos del cansancio del día y mi cuerpo clamaba por dejarse vencer por Morfeo. Además que era tarde, y no se escuchaba un alma por lo que suponía que Nathan ya estaba descansando y ahora había llegado mi turno. Mientras me dirigía hacia mi habitación pensaba en todas las horas que dedicaba a mi trabajo y en lo que pensaban mis trabajadores sobre ello. Sus palabras siempre eran las mismas, que si trabajaba demasiado, que si necesitaba tomarme un descanso, que si no podía dedicar toda mi vida al trabajo y no darme ningún respiro… Suspiré cuando todas aquellas opiniones llegaron a mi mente, y es que aunque sabía que tenían razón y que dedicaba más tiempo al trabajo que a mí mismo, también era verdad que no había llegado a ser quien era porque otros hiciesen el trabajo por mí sino porque había peleado por sacar adelante la empresa que mis padres me habían dejado en herencia tras su muerte.

Todo el mundo sabía que no vivíamos del aire y mi primer temor cuando me hice cargo de la empresa familiar, fue el no poder tirarla hacia adelante y no cumplir con los deseos de mis padres. Por ello mismo había puesto todo mi empeño y mi vida en conseguir seguir con la empresa tal y como mi padre la había manejado, teniendo como consecuencia el cambio en mi personalidad así como extinguirse tanto mi trato con mis amistades así como mi vida personal. Y es que a mis 27 años solo había tenido una pareja, una relación en la que nos lo habíamos dado todo pero finalmente, mi adicción al trabajo había acabado con ella. Al fin llegué a mi habitación, poniendo fin a todos esos pensamientos que rondaban por mi mente, y lo único que hice fue tirarme directo a la cama, ya que ni pijama me hacía falta por vestir con un chándal.

Solo con tocar la almohada mi mente se fue lejos y quedé dormido en segundos. No sabía cuánto tiempo había pasado dormido, lo único que sabía es que ahora mismo estaba despierto tras escuchar una estridente música proveniente de la habitación de mi primo. Miré el despertador y suspiré al ver que eran las cinco de la mañana. ¿Qué demonios hacía despierto a esta hora? Salté de la cama y me dirigí con prisas hacia aquella habitación que estaba a unos pasos de la mía, abriendo la puerta de golpe y casi dándome algo al ver cómo estaba la habitación de Nathan.
-¿Quieres hacer el favor de quitar la música? Son las cinco de la madrugada, Nathan, estoy cansado y quiero dormir, y tú deberías de estar dormido también-lo miré enojado. Este chico iba a acabar conmigo.-¿Y qué se supone que es esto? Mira cómo tienes la habitación. ¿Crees que puedes tenerla así? Tienes 20 años así que haz el favor de comportarte como alguien responsable-definitivamente mi primo iba a acabar conmigo.
avatar
Alexander Müller

empresarios
Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.