The Purge

Que el señor bendiga a los nuevos gobernantes porque dejan que purifiquemos y limpiemos nuestras almas, Dios bendiga a Estados Unidos, una nación renacida.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En que estas pensando?
Miér Oct 21, 2015 1:34 am por Alexander Masson

» Montreal Maldito: Eliminación de Afiliación
Dom Dic 14, 2014 2:30 am por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Élite
Mar Dic 09, 2014 8:54 pm por Invitado

» Carpe Noctem {Elite, cambio de botón}
Sáb Dic 06, 2014 1:30 pm por Invitado

» Pon pareja al de arriba!
Dom Nov 23, 2014 4:04 am por Andros Velkan

» Magnifique París RPG{+18} -Afiliación Elite
Sáb Nov 22, 2014 3:14 am por Invitado

» Precious Graphics [NORMAL]
Jue Nov 20, 2014 2:26 pm por Invitado

» EQUIPO 7 - LA PURGA (PRIMER DÍA)
Miér Nov 19, 2014 12:12 pm por Bartholomew Cubbins

» Hijos de la Discordia|| Elite
Miér Nov 19, 2014 6:03 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes



Todas las imágenes utilizadas en el diseño fueron extraídas de sitios como Tumblr, Google imágenes y editadas por Zack. La historia estuvo a cargo de Ginevra con la colaboración de Alexander, ésta es una IDEA ORIGINAL adaptada de la película "The purge" Derechos Reservados. Todas las imágenes e historias alojadas son propiedad de los administradores y los usuarios registrados y no se puede hacer uso de ellos sin el consentimiento de los propietarios. Cualquier falta sera notificada a foro activo. The Purge by Gin & Alex is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Licencia de Creative Commons


The Crow — B. Rothstein

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Crow — B. Rothstein

Mensaje por Bastiàn J. Rothstein el Lun Sep 15, 2014 7:20 pm





Bastiàn Joseph Rothstein
EDAD: 25 años.
FECHA DE NACIMIENTO: 27 de agosto.
NACIONALIDAD: Estadounidense.
OCUPACION: Abogado/Alcalde de Los Ángeles, California.
GRUPO: Políticos nivel 1.
O. SEXUAL: Heterosexual.

Descripción Psicologica
“Si no estáis dispuestos a matar lo que pretendéis odiar, no digáis que odiáis: prostituís esta palabra.” Henry de Montherlant.

La criminalidad disminuye junto con la bilis negra, en un tablón de ajedrez que ha cobrado vida propia, donde incluso las más banales acciones están manipuladas cual marionetas por un par de mórbidos reyes, los peones aplauden con los cerebros vacíos de cualquier moral, contagiados de la sección más viciosa de la naturaleza humana, destrozándose los unos a los otros. ¿Han escuchado alguna vez aquello de que todo es relativo? La psique del ilustre Rothstein está envuelta en una actitud de creciente encanto, afabilidad y magnetismo, ¡qué proeza!, ¿pero no están esas características presentes en la psicopatía, según el Dr. Robert Hare? Que le den a Hare, Bastiàn es uno de los personajes más acreditados de la política norteamericana y no en vano, posee una capacidad de oratoria envidiable y un carisma que pocos podrían llegar a conseguir a tan corta edad. Sus detractores más cercanos le calificarían como una basura manipuladora, qué vileza, ¿quién puede ostentar de no haber manipulado alguna vez? Y para qué mentir —aunque también se le dé bastante bien a nuestro alcalde— si disfruta de aquello con cada ápice de su competitiva alma.

Distinguido, de los de la vieja usanza de la pluma estilográfica en lugar de los bolígrafos, con una filosofía compleja que engloba desde Marx hasta Nietzsche y un conocimiento insigne, sabe cómo manejar a las masas y eso le ha llevado a la cima. De mente abierta y con una marcada sagacidad, realista hasta la médula y con una empatía para con el prójimo casi nula, ¡pero nadie lo nota! Si es que es considerado incluso benévolo. ¿No ha quedado claro? Él siempre sabe qué decir, a quién y cómo, el tinte ególatra de su apellido le ha llevado a plantearse una meta clara ante cualquier asunto: Jamás pierdas, no importan los medios para conseguir el fin. No se puede decir que no sea cortés, conoce cada detalle de la etiqueta y puede presumir de la elegancia enmarcada en alguna de sus taimadas sonrisas, esas que dicen a todas luces “¡vivo a merced del pueblo!”, ¿o a su costa?

Jovial, sí, ¿calculador? Absolutamente, las cosas son como él las desea, ni más, ni menos. ¿Daños colaterales? ¿A quién le importan? Al menos ya la conciencia se encargaré de hacerle atormentar, eso en el caso de que tuviera una. Si algo se le instaura en la cabeza cual gusano, nadie podrá sacarlo de allí, en su naturaleza se encuentra arraigada la tozudez. En otro aspecto, no teme correr ninguna clase de riesgos, por el contrario, la aventura es algo que le atrae como un imán, siempre desea sumergirse en lo desconocido. Si bien su autoestima raya en la socarronería, sabe reconocer las habilidades ajenas, se desenvuelve en los eventos sociales y considera de vez en vez a las celebraciones como su habitad natural. Como un aristócrata del siglo XIX, disfruta del buen licor y las buenas compañías; enemigo acérrimo de que le hagan perder el tiempo, toma partido del viejo lenguaje sarcástico cuando le viene bien. Si le eres útil, ¡bienvenido! Si no, ¿por qué sigues aquí? Sus preceptos han admitido a la purga y es uno de los mayores precursores de las limpiezas de las calles de la nación sin que siquiera le tiemble el pulso, el país apenas se encarrila a lo que algún día llegará a ser: La tierra de los vencedores.
Historia
“Nosotros los asesinos seriales somos sus hijos, somos sus esposos, estamos en todas partes”, de haber conocido a Bastiàn, el famoso Ted Bundy habría agregado “somos sus alcaldes” a la célebre frase que le llevó, junto con sus aberrantes actos, a posicionarse en la lista de los diez psicópatas más peligrosos en la historia de los Estados Unidos, ¿qué habría sido de Bundy durante las purgas anuales?, ¿quién podría adivinarlo? De Bastiàn, bueno, esa es otra historia. Él nació en Manhattan, Nueva York, en el seno de un matrimonio insigne de la clase media-alta, ejemplo del sueño americano que se habían imaginado hacía ya tantas décadas. Al menos eso creía.

(...) El agua se deslizaba cual serpiente venenosa por el adosado caico del oscuro garaje, la luz era intermitente, el faro de neón blanco daba sus últimos respiros, apagándose, encendiéndose, aportando un tinte siniestro a una atmosfera lúgubre. La voz del pequeño Bastiàn hacía eco en el vacío, ¿mamá?, ¿papá? Un par de pasos le bastaron para que las blanquecinas plantas de sus pies se humedecieran con el líquido espeso, pero el agua no era espesa, ni tampoco roja, su mirada se agachó hacia sus manos para comprobarlo, sangre, en sus brazos, en sus piernas, un gran río recorriendo los caudales de su hogar y más allá, la fuente, una mujer de cabellos cobrizos con los ojos como platos, vidriosos y carentes de vida, sus facciones eran dulces, aún cuando su nariz no estaba, sus labios daban el aspecto de un amasijo abstracto y su cuerpo se repartía en incontables secciones por todo el espacio, la sangre comenzó a cubrir las paredes, todo a su alrededor era carmesí, su corazón estaba acelerado, ya no podía hablar, ¿¡mamá!? Un grito ensordecedor.

¡Y bang! Estaba despierto. Aquella pesadilla se repitió cada noche desde que tenía al menos cinco años, claro que su madre no era pelirroja y estaba más que viva, de hecho era una respetada trabajadora social que rescataba ex convictos y prostitutas de las calles del país. Entonces, ¿qué jodidos estaba mal? A pesar de sus episodios nocturnos, las ponderaciones escolares de Bastiàn siempre fueron dignas de un cuadro de honor, quien había sido un niño, se convirtió en un joven brillante, atlético y con un lugar asegurado en una de las más prestigiosas universidades de Estados Unidos. ¿La carrera elegida? El derecho, si es que se le daba bastante bien la oratoria, había sido el presidente de su clase, el capitán del equipo, el del futuro prometedor desde que abrió los ojos al mundo, manteniendo ocultos sus enmarañados y sangrientos delirios.

Bien dicen que no hay un qué, sin un por qué y que el destino es una perra cara, una investigación para derecho penal le llevó hacia una tétrica historia de una familia de Queens, una mujer asesinada por su propio esposo, justo delante de su hijo. Vamos, ¿por cuánto podrían ocultarlo? Él la reconoció en la primera fotografía que se cruzó, era ella, la mujer de sus pesadillas. Su nombre era Clarissa Maxwell y pereció brutalmente por las manos de su maníaco marido, delante de su primogénito, cuya identidad había sido protegida para siempre. A partir de allí podemos imaginar lo que sucedió, el enfrentamiento y la inocua verdad de su adopción tras la tragedia, ¡qué ironía! Investigó su propia historia, gracias a la cual supo que el culpable ya se encontraba campante en las calles y ahondando aún más, que la propia Isadora Rothstein le había tendido la mano en su aparente rehabilitación. ¡Maldita justicia!, ¿cómo cojones podía permitirse semejantes fallos? A los dieciocho años ya no vivía con los Rothstein, próximamente se convirtió en abogado con todos los honores e inició su carrera política como diputado. Su vida iba en ascenso, pero su mente seguía atormentada con los recuerdos de su bloqueado pasado.

“Liberar a la bestia” es el término utilizado por los purgadores para justificar sus actos avalados por la constitución, pero el monstruo que se había estado formando en el interior de Bastiàn no podía aguardar un año, en su departamento, bajo llave en uno de los gaveteros, se encontraba una dirección escrita, un suburbio bastante denigrante en el que se hallaba su padre por genética, no le costó comprobar que a veces las bestias no pueden ser domadas y como lo había estado esperando, cobró venganza, ¿por su madre?, ¿por sus pesadillas? ¡Daba igual! Se preparó meticulosamente para llevar a cabo el aberrante asesinato de Gustav Williams, hecho del que jamás encontraron un culpable. ¡Y para buena suerte! Pues faltaban unos ocho meses para la próxima purga.

Y tras esos ocho meses, continuó con Isadora, ¿que ella le había dado todo? Basura, no había sido en vida más que una hipócrita ayudando a la inmundicia del mundo y así como ellos, merecía morir. Y pensar que públicamente y bajo el cargo de diputado, era de los más respetados por la nación y uno de los políticos más jóvenes de Norteamérica. Las pesadillas habían desaparecido y pronto se posicionó como alcalde de Los Ángeles, gracias a sus contactos y compromiso con el régimen que ahora comandaba a la potencia, según el cual Estados Unidos está mejor que nunca. Bastiàn es alabado como uno de los destacados dirigentes de la actualidad, uno que a la par esconde una funesta faceta que deja libre durante cada purga, en las que escondido tras una máscara y la incógnita, cumple con el derecho otorgado por los padres de la patria, no como un político intocable, sino con la adrenalina de cualquier purgador.
Otros Datos
Familia:
Clarissa Maxwell | Madre biológica | Asesinada.
Gustav Williams | Padre biológico | Asesinado.
Isadora Rothstein | Madre adoptiva | T. social | Asesinada.
Maximiliam Rothstein | Padre adoptivo | Contador público.
Melissa Rothstein | Hermana adoptiva | Estudiante.

Otros:
—No mantiene comunicación con su padre adoptivo, quien le cree, correctamente, el culpable de la muerte de su esposa, pero sí con su hermana, con quien lleva una buena relación.
—Participa anualmente en las purgas como un ciudadano común y no como un intocable político.
—Es conocido entre los purgadores como "el cuervo" y en general caracterizado por su máscara en alusión al negruzco animal.
—La cantidad de purgadores que han visto su rostro se ve reducida a cero.
—Colabora financieramente con el NYC.
—Practica varios deportes de contacto y se le da muy bien el manejo de las armas, prefiriendo siempre las blancas.
—Es el alcalde más joven de la nación.

FICHA CREADA POR LEXO HALE


Última edición por Bastiàn J. Rothstein el Mar Sep 16, 2014 3:06 am, editado 1 vez
avatar
Bastiàn J. Rothstein

políticos nivel 1
Empleo /Ocio : Alcalde de Los Ángeles, California.
Mensajes : 92

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Crow — B. Rothstein

Mensaje por Ginevra V. Dashkov el Lun Sep 15, 2014 8:08 pm

#Ficha Aceptada
#Bienvenido a The Purge, procede con tus registros



avatar
Ginevra V. Dashkov

policía
Mensajes : 319

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.